Música Navideña

jueves, 24 de noviembre de 2011

VINO NUEVO EN ODRES NUEVAS








I.Texto Bíblico:
MATEO 9:16-19  16Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; porque tal remiendo tira del vestido, y se hace peor la rotura. 17Ni echan vino nuevo en odres viejos; de otra manera los odres se rompen, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero echan el vino nuevo en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente”
II.Introducción:
Ø  La palabra de Dios nos muestra dos
caracteres enfrentados duramente, por un lado tenemos a los fariseos y sus costumbres añejas y por otro la enseñanza de Jesús llena de sabor y frescura.
Ø  Los fariseos se aferraban a las tradiciones de los hombres, mas de 600 mandamientos estaban  por sobre los mandamientos que Dios había dado  al pueblo de Israel y todos estos solamente eran  tradiciones  que  los hombres habían  instituido, solamente para guardar el sábado había 39 ordenes puestas por los ancianos.
Ø  Jesús comienza su ministerio  con enseñanzas que a los fariseos más que incomodar aterrorizaban.   La Biblia enseña que los maestros quedaban atónitos y admirados de la enseñanza de Jesús.
Ø  Los fariseos limpiaban el vaso desde afuera, Jesús venia a limpiar la escoria desde adentro.
Ø  Jesús  muchas  veces confrontó a los religiosos enseñando que es realmente lo más importante.
“Respondiendo él, les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: Este pueblo de labios me honra, Mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas mandamientos de hombres.” Marcos 7:6

Así que en este pasaje que acabamos de leer el Señor Jesús da una respuesta a la interrogante de los fariseos de por qué sus discípulos no ayunan como los discípulos de Juan el Bautista. E inicia su respuesta dando dos diferentes ilustraciones para traer un mismo principio.  Por qué Jesús usa dos ilustraciones, porque para el pueblo judío la repetición implica énfasis de parte de Dios, en otras palabras el Señor quería dejar bien claro su respuesta.
  
Ø  Los fariseos con sus bocas amaban y honraban a Dios si embargo enseñaban doctrinas de hombres haciendo valer mayormente lo exterior que el corazón, hoy en muchos casos es igual todos están preocupados de lo externo cuando lo realmente importante es el corazón. A Jesús le interesa el corazón ya unas ves entregadas nuestro corazón viejo, nuestra vida tomara un nuevo rumbo.

Ø  La ley reprobó el examen, la ley no puede justificar, la gracia es la que nos salva cambiando desde la comunión intima del corazón hasta nuestro exterior.

La analogía usada por Jesús muestra cosas viejas y nuevas, el vino viejo representan las enseñanzas de hombres que rodeaban la enseñanza de Dios y el vino nuevo representa el mismo evangelio (buenas noticias) el nuevo pacto, el odre viejo representa el corazón no redimido dispuesto solo a recibir lo viejo y el odre nuevo tipifica el corazón renovado y dispuesto a recibir la enseñanza del Señor Jesús.

III.Desarrollo:
Iniciaremos en esta tarde con la segunda ilustración: Ni echan vino nuevo en odres viejos; de otra manera los odres se rompen, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero echan el vino nuevo en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente”

EL VINO VIEJO
El vino viejo ya había cumplido su etapa de fermentación: El antiguo pacto ya había cumplido una etapa de enseñanza y preparación del camino a Jesús.

El vino fermentado comienza a desprender sedimentos que salen de el pero inútiles;
de la misma manera las enseñanzas del antiguo pacto habían desprendido otras enseñanzas basada en pensamientos de hombres e inútiles que sobrecargaban a los judíos de un yugo innecesario. 


Pero gloria a Jesús que la unción rompe el yugo (Isaías 10.27) y Jesús vino a romper con el yugo impuesto por hombres, Hay muchos que tienen terror a lo nuevo, muchos defienden sus pensamientos de hombres diciendo que las nuevas actitudes no están en la Biblia, la unción jamás se ha sujetado a parámetros la unción siempre esta fresca (Salmo 92.10) por que la unción proviene de Dios y Dios no envejece. 

EL VINO NUEVO
Es vino dulce sin fermentar algo que recién comienza, no debe ser una moda sino un estilo de vida debemos estar siempre nuevos para recibir este vino “Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día.” 2 Corintios 4:16
*Cuando el vino nuevo es echado en un odre comienza a desprender gases y estos gases hacen que el odre se hinche; un odre viejo no puede resistir este proceso el cuero a estirado demasiado y este cambio es desastroso para el, con esto se pierden dos cosas el odre y el vino, por esto es necesario un odre nuevo, pero ¿de que valdría un odre nuevo solo hoy y mañana no? Dios es el Dios de lo continuo por lo tanto debemos ser renovados continuamente.

Un ejemplo de un odre viejo lo encontramos en Mical la esposa de David, David danzaba mostrando algo nuevo para Mical 2 Samuel 6:12-23 la actitud de Mical fue despreciar a su esposo y Dios tomo serias medidas, los hijos representan una bendición y crecimiento Salmo 127: 3-5 pero Mical no los tuvo hasta el día de su muerte no acepto el vino nuevo que trae consigo la bendición y el crecimiento.

ODRE: del griego “askos”, La RV traduce «cueros» y «odres». Se fabricaba de una piel entera de cabra, atando las aperturas y una vez lleno, atando la parte del cuello. Estas pieles eran curtidas con corteza de acacia, y se dejaba el pelo en el exterior. Veamos algunos puntos sobre el odre:

1)  El odre antes de ser odre era animal y tenia que haber un proceso para poder depositar el vino, “el hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios” por ende debe haber un proceso en el hombre para ser transformado la idea de la transformación y el convertimiento es que una vez realizado no se vuelve atrás, el odre una vez que es odre no vuelve a ser animal ya que el animal esta muerto sin embargo el cristiano pocas veces se cumple con esto. Un ejemplo claro lo vemos en los gálatas “¡Oh gálatas insensatos! ¿Quién os fascinó para no obedecer a la verdad, a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros como crucificado? Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?” Gálatas 3:1-3 los Gálatas

  
Habiendo vivido la gracia de Dios volvieron a las obras de la ley circuncidándose retrocedieron gran distancia con esta actitud y Pablo los reprendió duramente.  Otro ejemplo lo encontramos en: “No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos y revestido del nuevo. Este, conforme a la imagen del que lo creó, se va renovando hasta el conocimiento pleno,” Colosenses 3:9 donde Pablo da una completa enseñanza a los colosenses acerca de vivir una vida plena sin volver al viejo hombre.


2)  el odre era curtido era limpiado se sacaba todo lo que estaba demás y que no servía, cuando nos arrepentimos de nuestros pecados Dios nos limpia y provoca un renovar en nosotros “Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.” Romanos 6.4 Dios pone un corazón nuevo dentro de nosotros pero con el pasar del tiempo muchos permiten que aparte de su piel su espíritu se envejezca ya no se aceptan los nuevos cánticos, los saltos, el grito, las danzas y muchas cosas a las que no están acostumbrados, debemos reconocer que algunos lo hacen sin entendimiento y recrean su carne con esto, pero esto no quiere decir que lo nuevo sea malo, no permitamos que los años se lleven nuestra vitalidad espiritual. “Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día” 2 Corintios 4:16.
Los odres se dañaban con el calor, el tiempo, el uso. Jesús no vino para remendar el viejo sistema de nuestras vidas. El vino a darnos nueva vida, una vida abundante que no puede ser contenida dentro de las viejas formas. Precisamente, cuando seguimos a Cristo, debemos estar preparados para nuevas formas de vida, nueva forma de mirar las circunstancias, nueva perspectiva en cuanto al futuro, nuevo carácter, nuevo trato para con nuestros prójimos, nuevas maneras de mirar a la gente, nuevos métodos de servicio. En fin Dios quiere hacer todo nuevo en  nuestras vidas.
            El problema que están viviendo algunos:
·         Muchos han cambiado el odre pero no de vino. Son aquellos que religiosamente vienen a los cultos, participan en actividades de la iglesia, hacen buenas obras; sin embargo, sus vidas están secas, añejas, envejecidas, no hay un fluir, no hay una revelación diaria de la palabra, en otras palabras han caído en la religiosidad, como los fariseos, cumpliendo a cabalidad todos los preceptos y rituales que la ley manda pero en su interior son como sepulcros blanqueados.
·         Otros han puesto vino nuevo en odres viejos y el odre ha reventado o está a punto de reventar. Estos son los que no han resistido la presencia del vino nuevo, del Espíritu Santo en su vida y han reventado, han vuelto atrás, están en conflicto porque el Espíritu Santo viene a revolucionar nuestras vidas, nuestros odres pero nuestro estilo de vida no concuerda con la guianza del Espíritu.
·         Otros han quedado solo con el vino añejo mezclado con vinagre y con eso han convertido toda la mezcla en vinagre. Estos son aquellos que han cargado con amarguras toda su vida y ahora son cristianos amargados que no quieren nada con la comunidad de los hermanos, no quieren saber nada de iglesias, de pastores, etc.
·         Y nos sucede también que el vino nuevo no encuentra un odre en el cual fermentar en paz por lo cual ya asistimos a la explosión del algunos odres.
·        
Mantengámonos con nuestro corazón nuevo trayéndolo a las plantas del Señor para que cuando Dios quiera hacer algo nuevo estemos dispuestos a recibirlo, tampoco seamos como los religiosos que se sujetan a leyes y métodos de hombres para alabar a Dios.

La propuesta de Jesús es poner vino nuevo en odre nuevo. Entonces, la inquietud que nos anima es preguntarnos: en momentos cuando se precisan cambios, ¿qué es lo que debe cambiar? ¿el vino o el odre? ¿o ambos? Y nos quedan otras inquietudes: ¿y qué del vino añejo?, ¿no hay lugar para lo añejo que se resiste a morir y que como los buenos vinos añejos su riqueza aumenta conforme pasan los años?, ¿cuál es el espacio para este vino añejo?, ¿y cómo distinguir el vino añejo del vinagre, que es el vino rancio y que como tal deja de ser un verdadero vino? O será que debemos ponernos a tono con esta época y desechar lo antiguo y aceptar lo nuevo utilizando como lema lo que dice HEBREOS 8:13 “lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer”.
Si lo nuevo fuera malo la Biblia no hablaría de las cosas nuevas:

Cantadle cántico nuevo; Hacedlo bien, tañendo con júbilo. Salmo33:3
Nuevo pacto- Hebreos 8.13
espíritu nuevo- Ezequiel 36.26
corazón nuevo- Ezequiel 36.36
cielos y tierra nueva- Apocalipsis 21:1
nuevas fuerzas Isaías- 40:28
el mandamiento nuevo- Juan 13.34
nueva criatura- 2 Corintios 5.17
el nombre nuevo- Apocalipsis 2.17


CONCLUSIÓN: Aquellos mandamientos de hombres del antiguo pacto (vino viejo) han quedado atrás, el yugo de esclavitud a sido roto y hemos sido libertados del pecado, “aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz,” Efesios 2:15 la libertad en la escritura lleva a muchos aspectos pero los mas importantes son aquellos que nos llevan a entender que hemos sido libertados de la ley impuesta por hombres y lo mas importante libres del pecado.
Hemos sido libres de la ley:
“Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra.” Romanos 7.6

Completamente libres del pecado:
“y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres? Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.” Juan 8: 32-34

Cuando realmente entendemos que Jesús nos liberto de estas cosas entonces estamos dispuestos a renovar nuestro odre para recibir de El vino nuevo y mantenernos con vitalidad listos para que Dios nos sorprenda una vez mas.

El odre viejo representa aquellos religiosos que resisten al Espíritu Santo que contristan al Espíritu y no permiten que este haga una obra en su vida no lo quieren recibir para tener la revelación del evangelio cuidado ¡no te vallas a romper! Renueva tu odre

CAMBIA TU ODRE VIEJA POR UN ODRE NUEVA Y DIOS TE LLENARÁ CON SU VINO NUEVO